Table of Contents Table of Contents
Previous Page  3 / 20 Next Page
Information
Show Menu
Previous Page 3 / 20 Next Page
Page Background

WOMEN

IN

PROGRESS

3

actualidad, se han producido

muchos avances en materia

de igualdad. Hace 30 años, la

tasa de actividad femenina se

hallaba en el 32,4% y a día de

hoy las mujeres representan el

53,24% de la población activa.

Sin embargo, sus condiciones

salariales están muy lejos de

ser igualitarias si se comparan

con las de sus compañeros

masculinos. Según las cifras

del Eurostat, en España ellas

ganan de media un 14,9% me-

nos que ellos. Curiosamente,

el sector más igualitario es el

de la construcción. A pesar de

que ellas están en minoría, las

que trabajan en este área no lo

hacen como albañiles o enco-

fradoras, sino en las categorías

más altas, como ingenieras, je-

fas de obra o arquitectas.

De acuerdo con el informe

'S=HE ¿Igualdad de oportuni-

dades? Desarrollo profesio-

nal de hombres y mujeres

en España', dirigido desde el

Centro Internacional Trabajo y

Familia del IESE con la cola-

boración de Infoempleo y Gas

Natural Fenosa, el 46% de las

mujeres y el 38% de los hom-

bres asumen que sí hay dife-

rencias salariales en función

del género. Además, el 68%

de las mujeres piensan que

en sus empresas se favorece

la promoción masculina y tan

solo un 13% de hombres y un

14% de mujeres afirman tra-

bajar en un entorno organiza-

tivo que fomenta la igualdad.

Conseguir la igualdad entre

mujeres y hombres es uno de

los objetivos globales marca-

dos en la agenda de Naciones

Unidas. Según la Organización

para la Cooperación y el De-

sarrollo Económicos (OCDE),

reducir las diferencias sala-

riales entre géneros rever-

tiría directamente en el PIB

mundial, que aumentaría en

un 26% para el año 2025. Un

dato más que demuestra que

la igualdad beneficia no solo

a las mujeres sino a toda la

sociedad.

¿Cuál es la radiografía ob-

tenida en el informe 'S=HE

¿Igualdad de oportunida-

des?

En lo relativo al entorno pro-

fesional, las conclusiones

son ciertamente inquietantes

por cuanto el 87% de hom-

bres y el 86% de mujeres se

encuentran en un escenario

excluyente, que se caracteri-

za por no contar con igual-

dad de oportunidades.

¿Por qué cobran menos

ellas?

Es difícil argumentarlo por-

que no existe una transpa-

rencia salarial en nuestro

país. Lo que es evidente es

que la brecha salarial existe

y supone que por un mismo

trabajo, hombres y mujeres

están percibiendo una retri-

bución desigual. Y eso, sin

lugar a dudas, no tiene jus-

tificación alguna, pues lo que

debe valorarse es el perfil

profesional, las responsabi-

lidades, el trabajo desempe-

ñado y la productividad.

¿Cómo se puede reducir la

segregación vertical y ho-

rizontal de las mujeres en

determinadas áreas, espe-

cialmente en las STEM?

Desde Primaria se deben

fomentar las vocaciones en

otros ámbitos, para que las

niñas se sientan atraídas por

las STEM. Por otro lado, es

importante visibilizar el traba-

jo que ya están haciendo las

mujeres en estos sectores,

ayudando a romper barreras

para que después se incor-

poren otras generaciones. Y

por supuesto, hay que elimi-

nar toda discriminación.

¿Qué mejoras sociales al-

canzaríamos con una ver-

dadera igualdad?

Básicamente nos haría pro-

gresar. Mejoraríamos como

sociedad y haría también

que cada profesional llegue

hasta donde realmente él

o ella quiera llegar sin que

otros factores externos ha-

gan de barrera invisible y li-

miten su camino.

«No existe una

transparencia salarial

en nuestro país»

JORGE GUELBENZU

Director de Infoempleo

En Euskadi, solo el 35% de los

puestos científicos están ocupados

por mujeres