Formación

6 1 junio 2020 formación » Luis M. Díez El coronavirus detuvo en seco gran parte de la economía, pero no la enseñanza. Gracias al empleo de la tecnología, profesores y alum- nos de prácticamente todas las eta- pas educativas pudieron continuar con las clases. Una experiencia que abre una ventana a cómo puede ser la enseñanza en el futuro. Mikel Iruskieta, experto enTICs y edu- cación, analiza las posibilidades y los retos que entraña esta fórmu- la docente. ▌ ¿Cómo le ha cambiado el tra- bajo estos dos meses? Realmente en mi experiencia personal el trabajo no ha cambiado tanto porque la mayoría lo realizo en entornos ‘online’, tanto docencia (soy director de unTítulo Propio sobreTICs y Educación) como investigación (soy miembro del grupo de investigación Ixa de la UPV/EHU, que trabaja y desarrolla tecnologías del lenguaje) y he tenido mucha suerte porque había terminado con las clases presenciales (yo creo que es lo más duro) una semana antes de que cesara la actividad presencial. Aunque realmenta ahora nos quedan los exámenes presenciales de grado y en eso sí va a haber un cambio drástico. ▌ El confinamiento ha traslada- do las clases del aula a los hogares. ¿Qué ventajas e incon- venientes tiene este modelo de formación a distancia? Con una formación del profesorado y del alumnado adecuada e infraestructuras adecuadas, entendiendo de un modo amplio con recursos, herramientas, casos de uso..., las ventajas son muchas e inimaginables. Pero evidentemente hay cosas que no se podrán sustituir nunca de una enseñanza presencial. Por mencionar una ventaja, podríamos decir que hoy en día hay tecnología educativa y del lenguaje para manejar datos multimodales (imágenes, texto y audio) complejos para realizar un seguimiento (no intrusivo) de los alumnos y utilizar esos datos para dar un feedback individual e investigar procesos educativos para la toma de decisiones que mejoren la educación. Evidentemente, hay que decir que no es lo mismo una formación a distancia para Educación Infantil que una enseñanza universitaria formal o informal para adultos, aunque la tecnología puede jugar un rol muy importante en cualquier edad desde el punto de vista del diseño universal o para la inclusión de alumnos con habilidades y necesidades específicas. La tecnología o su mal uso (o uso intrusivo) también puede crear situaciones complicadas que sin una formación adecuada puede dar pie a problemáticas poco o no conocidas hasta ahora: ciberbullying, gooming y sexting, entre otras. Por no mencionar aspectos relacionados con la salud o de adicción. ▌ ¿Están los centros y los hoga- res suficientemente prepara- dos desde el punto de vista tecnológico para que no se resienta la calidad docente? En mi opinión nadie estaba lo suficientemente preparado para la situación que nos ha creado el Covid-19 y todas sus consecuencias. Por mencionar algo, diría que muchas funciones de la educación (no todas) han pasado de la escuela a las familias, en una situación dura. Pero volviendo a la pregunta, creo que algunos profesores, investigadores y organizaciones sí están preparados o tienen las bases necesarias para que se dé un salto en la educación y se convierta en la educación de este siglo. En mi opinión, el debate antes del Covid-19 estaba en gran parte en la resistencia o la no suficiente implicación de una educación donde el entorno digital supondría mejoras y un cambio de vista donde el alumnado fuese consciente y emprendedor de su aprendizaje con la ayuda de la comunidad educativa. Además, tenemos que tener en cuenta que venimos de una crisis, con muchas variables, que ha mermado mucho la educación. Creo que si se apuesta por la enseñanza y el buen uso de la tecnología tenemos ejemplos o casos de usos para mejorar con la rapidez que se necesita en los procesos de aprendizaje. ▌ ¿Qué habría que hacer para que el aprovechamiento de la tecnología fuera óptimo? En mi caso, yo participo en una infraestructura Europea que desarrolla todo tipo de tecnologías del lenguaje para su uso en la industria, investigación y, cómo no, también para educación. Gracias a esa participación puedo acceder a toda la tecnología desarrollada por dicha infraestructura, pero esto no es posible para los profesores o para las empresas o editoriales de la educación si el Estado no toma parte en ellas. Por ejemplo, España, no participa en ninguna infraestructura europea de Humanidades de la Esfri, por lo que es difícil acceder a mucha tecnología que ya se está empleando en Europa. Está claro que es necesario que se creen recursos, plataformas, aplicaciones que puedan gestionar los datos de aprendizaje en las lenguas escolares, pero sobre todo en todas las lenguas oficiales. Lo importante desde mi punto de vista es crear infraestructura digital para que todos esos recursos sean accesibles y mejorables para el profesorado, alumnado y familias. ▌ ¿La educación irá hacia una combinación entre clases pre- senciales y ‘online’? La educación debe tener en cuenta las posibilidades que ofrece el entorno digital y solo lo debe aplicar si se demuestra que ello mejora el aprendizaje del alumnado y ayuda al profesorado en su labor. Se tendrá que diseñar qué significa una educación que aproveche el entorno natural, social, escolar, familiar y digital en las etapas escolares y en el aprendizaje informal durante la vida. ▌ ¿Todas las etapas educativas deberían seguir el mismo patrón? Me parece que no, porque el aprendizaje tiene sus etapas y sus diferencias, pero sí que habrá marcos generales como puede ser el marco europeo de la competencias digitales en la educación, que hagan de guía en este camino. ▌ La irrupción de las nuevas tecnologías también cambiará el modo en que el profesor pre- para e imparte las clases... ¿Exigirá una mayor motiva- ción y reciclaje? La tecnología digital debe tener el rol de ayudar y mejorar el proceso educativo y de aprendizaje y lo tiene que hacer aceptando la situación actual. También pienso que se debe hacer de una forma no intrusiva y que se respete la privacidad del alumnado y familiar. Además, no creo que toda la carga deba caer sobre el profesorado, que posiblemente tendrá la ayuda de nuevas figuras, como las que ahora funcionan como el Berritzegune o la labor de las infraestructuras que he mencionado. Pero sin lugar a dudas, la perspectiva de que el alumnado debe realizar su propio camino en el aprendizaje y el entorno digital adecuado (como los e-protfolios, por ejemplo) exigirá formación para toda la comunidad educativa y, cómo no, para el profesorado. ▌ Y desde el lado del alumna- do, ¿puede ser un elemento motivador? Está claro que un proceso educa- tivo socioconstructivo que moti- ve el aprendizaje individualizado y adaptado para que el alumnado pueda ser realmente el protago- nista, aumentará la motivación. La metodología puede ayudar a crear un entorno y unos objetos com- plejos para poder aprender de for- mas y con estilos diferentes. █ Mikel Iruskieta » Profesor de la Escuela de Magisterio de la UPV «La educación solo debe aplicar el entorno digital si se demuestra que mejora el aprendizaje y ayuda al profesorado» ▌ «El camino del alumnado en el entorno digital exigirá formación de por vida»

RkJQdWJsaXNoZXIy NDcxODE=