Más 60 activo

10 11 marzo 2019 más 60 activo » L. A. I. Muchas veces se achaca la pérdi- da de visión y de capacidad audi- tiva con una avanzada edad. Pero nada más lejos de la realidad, «no son procesos normales del enveje- cimiento», tal y como describe Elia Gándara, responsable de Servicios de Salud de Medical Óptica Audi- ción. A través de su alocución ‘Ver y oír: calidad de vida’ se pudo conocer mejor la realidad de estas dolencias. ▌ ¿Somos realmente conscientes de lo importante de ver y oír bien? Si analizamos la encuesta nacio- nal sobre salud visual de 2018, el 96% de la población indica que los sentidos más valiosos y cuya pérdida supondría consecuen- cias más graves son la vista y el oído. Pero cuando se encuesta sobre el grado de preocupación en cuanto a salud, solo un 51% da un valor superior a una deter- minada patología. Lo que nos lleva a concluir que hay una falta de conciencia general en salud visual y aún mayor en auditiva. ▌ Además de las sabidas limita- ciones físicas, ¿cómo puede reper- cutir la falta de audición o de vis- ta a la vida de una persona? Esencialmente en personas mayores podría ser causa de caí- das, de miedo a salir a la calle y contribuir a una falta de relación con el entorno y de aislamiento social. El 35% incluso puede sufrir depresión y el 13% trastor- no de ansiedad. ▌ ¿Está cambiando de alguna manera el modo en el que la gen- te lo afronta? Actualmente, los hábitos de vida son más activos y demandan capacidades visuales y auditivas más eficaces. En décadas ante- riores se relacionaban las ayudas –los audífonos y las gafas– con edades muy avanzadas y dificul- tades muy considerables. Sin embargo, a día de hoy las solu- ciones se afrontan a edades mucho más tempranas porque las exigencias visuales y auditivas son mucho mayores. ▌ ¿Se pueden prevenir o evitar que los efectos sean más graves? El 80% de los casos de discapaci- dades a nivel mundial se pueden evitar, mejorar o curar según la OMS. Por ello, la mejor preven- ción es la realización anual de una revisión auditiva y visual a partir de los 60 años. ▌ ¿Puede nuestro entorno social y familiar ayudarnos a mejorar la calidad de vida? Por supuesto. En el caso de una pérdida auditiva se puede ayudar vocalizando y mirando de frente a la persona, no cubriéndonos la cara al hablar o hacerlo con un nivel de voz natural, reiterando las palabras no entendidas, no incomodándonos por el déficit auditivo de la otra persona, evi- tando sonidos o ruidos innecesa- rios y gesticulando o incluso sig- nando. En el caso de estar frente a una persona con problemas de visión, a nivel urbano habría que adecuar las indicaciones con tamaño de letra adecuado y con- trastes elevados en delimitacio- nes de aceras, además de facilitar la movilidad a personas con dis- tintivos asociados a discapacidad visual. En el ámbito familiar es recomendable adecuar distancias y la iluminación a las tareas que realizan, permitiendo una mejor ergonomía visual. ▌ ¿Es correcto relacionar la pér- dida de estos sentidos al hecho de tener una avanzada edad? Agradezco la oportunidad de aclarar que la pérdida de visión o auditiva no es un proceso nor- mal del envejecimiento salvo un tipo de pérdida que va asociada directamente a la edad: presbicia en visión y presbiacusia en audi- ción. La mayoría de las personas mayores se van adaptando pro- gresivamente a los problemas de visión y auditivos, bien porque pasan desapercibidos o porque los consideran normales para la edad, mientras que estos van limitando sus actividades. ▌ ¿Cuáles son los primeros sínto- mas que comienzan a darse? Los que nos sirven de alarma son la visión borrosa, el deslum- bramiento por la luz solar y arti- ficial, el chocarse con objetos o tener tropiezos. En el caso del deterioro de la salud auditiva, algunos síntomas son las dificul- tades de entendimiento en entor- nos ruidosos o en intercomuni- caciones grupales. En ocasiones, estos pacientes manifiestan que «oír oyen, pero no entienden». Cómo paliar los síntomas ▌ ¿Se puede hacer algo para paliarlos? Es importante tener una buena salud general en términos de glu- cosa, tensión arterial, colesterol, hipotiroidismo… ya que pueden tener efectos secundarios en la visión y/o audición. Pero ade- más, la radiación de la luz solar tiene consecuencias de deterioro a nivel ocular, por eso es reco- mendable utilizar filtros bloquea- dores (gafas solares adaptadas). La alimentación también influye directamente en la visión, de ahí que los expertos recomendemos una dieta rica en vitaminas, oli- goelementos minerales y sustan- cias carotenoides y flavonoides para proteger, reparar y limpiar el sistema ocular. Por otro lado, evitar la exposición continuada a ruidos intensos sin la protección adecuada previene la pérdida auditiva, igual que el control de ingestión de medicamentos oto- tóxicos: aminoglucosidos, salici- latos, algunos diuréticos… ▌ ¿Qué avances se están dando para mejorar la calidad de vida? En ambos campos han avanzado las técnicas quirúrgicas, los trata- mientos de patologías degenera- tivas y las investigaciones genéti- cas. Además de los implantes en el ámbito audiológico. Dispone- mos de soluciones como micro- cámaras en gafas que indican lo que ven, dispositivos que adap- tan el tamaño y contraste de las letras a las capacidades visuales del paciente y audífonos que conectan con ordenadores, tablet, teléfonos,TV… a través de bluetooth ofreciendo inteligi- bilidad por ambos oídos con una calidad extraordinaria. Por eso se puede asegurar que podemos mejorar significativamente la calidad de vida de cualquier paciente que padezca una disca- pacidad visual o auditiva. Eso sí, recomendamos realizar revisio- nes de forma anual para poder detectar y prevenir las distintas alteraciones. «Falta conciencia general sobre la importancia de ver y oír bien» █ Elia Gándara » Responsable de Servicios de Salud/Medical Óptica Audición ▌ «En ambos campos han avanzado los tratamientos y las cirugías»

RkJQdWJsaXNoZXIy NDcxODE=