Más 60 activo

6 11 marzo 2019 más 60 activo «Mis planes de futuro son ser joven y saber morir con estilo» El mediático escritor Leopoldo Abadía recomienda aprovechar el presente y cuidar los pequeños detalles » L. M. D. L eopoldo Abadía inició a los 75 años una nueva vida el 25 de enero de 2008. Es un ejemplo pal- pable de algo que se ha repetido estos últimos años, que crisis es igual a oportunidad. Literalmen- te. «Estaba elaborando un diccio- nario para mí en el que cortaba y pegaba vocablos que veía en la prensa. Ese día apunté una nue- va palabra: ‘crisis’. Esa vez, en lugar de una anotación, escribí seis páginas que mandé a un ami- go. Quince días después, ese artí- culo fue de mano en mano hasta que volvió a mí con una nota: ‘No sabemos quién lo ha escrito, pero por el estilo parece que es un joven universitario’». Once años después, su presen- cia en los medios de comunica- ción, su desparpajo y su sentido del humor le han permitido sumar a sus amigos de toda la vida otros nuevos como Risto Mejide, Andreu Buenafuente, Susanna Griso o MarioVaquerizo. Su blog cuenta con más de cinco millones de visitas procedentes de todo el mundo y se ha convertido en una persona de referencia a la hora de analizar los hechos económicos surgidos a raíz de la crisis. Con este bagaje a sus espaldas, ¿quién mejor que él para hablar de las oportunidades que sigue brindando la vida más allá de los 60 años? «Está muy bien tener un trabajo, pero a partir de los 65 hay que buscar nuevas ilusiones y afi- ciones. En definitiva, tener una labor que te mantenga mental- mente activo. Hay que buscar algo que te ocupe el día, incluso que te agobie un poco. Es la única manera de que la cabeza te siga funcionando», aconsejó durante su intervención en el foro. Abadía llegó a Bilbao, ciudad que frecuentó durante veinte años en su etapa laboral, con su último libro, ‘Yo de mayor quiero ser joven’, de donde extrajo algunos de los consejos que ofreció en una intervención trufada de anécdo- tas y referencias a personas famo- sas con las que tuvo encuentros casuales. Luis Miguel Dominguín, Tierno Galván, ElizabethTaylor... De todos ellos aprendió algo, como el sentido del deber, la importancia de la buena educa- ción o la hospitalidad. En los penaltis El comunicador aseguró no tener miedo a la muerte. «Si por aquí se ha hablado de prórroga, yo ya estoy en los penaltis», bromeó. «Eduard Punset dice que no tiene evidencia empírica de que se vaya a morir. En cambio, yo tengo la seguridad absoluta porque veo cómo de mi edad no va quedan- do nadie. Lo que quiero es saber morir con estilo». Pero antes de que llegue ese momento, está dis- puesto a aprovechar cada segun- do con la misma pasión con la que se ha conducido hasta ahora. A sus éxitos profesionales les suma una extensa familia compuesta por 12 hijos, 50 nietos y una bisnieta. «Mis planes de futuro son ser joven. Mi futuro es corto pero si insisto igual lo aprovecho bien», ironizó. Para cumplir con este cometido, Abadía apeló a aprove- char el presente, un consejo váli- do para todas las edades. «Como dijo el premio Nobel de la Paz sudafricano Desmond Tutu, el ayer es historia, el mañana es mis- terio; solo el hoy es regalo, por eso lo llamamos presente. De aquí a que me muera me gustaría acu- mular presentes», enfatizó. Delante de un auditorio abarro- tado, aclaró que para un señor mayor «ser joven es hacer lo que el sentido común te dicta y no hacer lo que no te dicta, confor- marse. Con estas edades no pue- des querer subir al Aconcagua, pero bueno, el Oiz tampoco está mal». Al hilo de esta reflexión, tachó de «idiotas» a quienes a su edad aspiran a salir con una joven de 25 años «porque no quieren perder el último tren del amor». En cambio, recomendó adoptar las características que, en su opi- nión, debe reunir una persona completa: tener criterio, saber per- donar, no ser prepotente, querer sacar lo mejor de las personas cer- canas, dejarse ayudar, tener sen- tido común, saber escuchar... «Una vida fenomenal es aquella en la que se cuidan los pequeños deta- lles», remachó. Por último, aconsejó observar a los jóvenes, aunque «nos parez- can raros», al objeto de «contagiar- nos de sus ilusiones, de sus influencias sanas, de sus ganas de trabajar, de sus ambiciones nobles, de sus obsesiones por eliminar la podredumbre o las desigualdades, por decir no hay derecho cuando no hay derecho o por luchar con- tra lo antinatural cuando uno se empeña en decir que es natural, sin darse cuenta de que lo anor- mal hecho muchas veces no se convierte en normal sino en anor- malmente frecuente». Actitudes que, atendiendo a su trayectoria, siempre ha tenido presentes para llegar a los 86 años con la ilusión de seguir siendo joven. Leopoldo Abadía desgranó algunas de las anécdotas y consejos que recoge en su libro ‘Yo de mayor quiero ser joven’. «A partir de los 65 hay que tener una labor que te mantenga mentalmente activo todo el día»

RkJQdWJsaXNoZXIy NDcxODE=