Osasuna - Salud

10 18 abril 2018 osasuna-salud » A. M. Pereda S u origen, hoy por hoy, es desconocido. «Posible- mente haya más de una causa que desencadene la fibromialgia y aparezca involu- crado el sistema nervioso central», advierte Javier León, abogado, doctor en Medicina y presidente de la AsociaciónVasca de Fibro- mialgia, Síndrome de Fatiga Cró- nica y Sensibilidad Química Múl- tiple, AVAFAS. Sus síntomas pueden confun- dise con las de otras patologías. «Las señales se manifiestan con un cuadro de dolor músculo-esque- lético. Por tanto, afecta a múscu- los e inserciones tendinosas, pero no a las articulaciones. Las perso- nas afectadas suelen presentar, aparte de tales dolores en todas las partes de su cuerpo, una variada gama de síntomas: cansancio extre- mo, trastornos del sueño, moles- tias intestinales y urinarias y sín- tomas ansioso-depresivos, como consecuencia del sufrimiento físi- co», explica este experto. Se clasifica dentro de los sín- dromes de sensibilización central, apartado en el que se incluyen el síndrome de fatiga crónica y la sensibilidad química múltiple. «La fibromialgia y el síndrome de fati- ga crónica comparten sus dos sín- tomas principales: dolor y can- sancio. Sin embargo, el síndrome de fatiga crónica origina en los pacientes décimas de fiebre y un aumento de los ganglios latero- cervicales y axilares, que habitual- mente no se dan en la fibromial- gia», destaca León. La sensibili- dad química múltiple, por su par- te, provoca una intolerancia a la exposición ante sustancias quími- cas ambientales y limita el trata- miento de otras enfermedades que pueda tener la persona, ya que se da una intolerancia a los medica- mentos, indica. «Los criterios diagnósticos son muy imprecisos. El dolor debe manifestarse en, al menos, 11 pun- tos de los 18 que identificó el Colegio Americano de Reumató- logos y puede tener su causa en otra serie de enfermedades, como por ejemplo artritis o lupus, mien- tras que hay otros casos prima- rios sin proceso patológico que los justifique, ya que los resulta- dos de las pruebas diagnósticas –resonancias, radiologías, etc– y analíticas tradicionales son rigu- rosamente normales», advierte el presidente de AVAFAS. Según el único estudio epide- miológico realizado en España en torno a la fibromialgia –EPISER 2000–, existe una prevalencia del 2,37% de la población general y fundamentalmente se da entre las mujeres (21 por cada hombre) y la media de edad de aparición se sitúa en torno a los 45 años. El grado de afectación de la enfermedad hace que ésta sea más o menos invalidante. «Hay de todo. Desde la levedad, que per- mite realizar una vida laboral adoptando algunos cambios, a los casos más graves, que incapaci- tan para cualquier actividad», cuenta. Incomprensión Al dolor físico y psicológico que conlleva esta enfermedad, se suma el dolor de la incomprensión social, al que deben enfrentarse la mayoría de enfermos. «Vivimos en una sociedad cada vez más egoísta. Cuando alguien mani- fiesta un sufrimiento, máxime si no tiene expresión en las prue- bas, como es el caso, se tiende a cuestionar al prójimo sin mira- mientos, insinuando pretensio- nes de asumir el rol de enfermo o actitudes rentistas para conse- guir una pensión», lamenta León. Los afectados por fibromialgia tienden a perder amistades y al aislamiento. A nivel laboral tam- bién repercute. «Como ocurre con otras enfermedades, cuando alguien comienza a solicitar bajas médicas, en lugar de que las empresas pongan en marcha mecanismos preventivos para faci- litar su permanencia en activo, optan por la extinción de su rela- ción laboral», denuncia. Esta enfermedad crónica afecta a 21 mujeres por cada hombre Fibromialgia, una dolencia de difícil diagnóstico Los enfermos de fibromialgia suelen sufrir episodios depresivos acompañados de crisis de ansiedad. 2,3% de población afectada El dolor musculo-esquelético generalizado propio de la fibromialgia se manifiesta en una hipersensibilidad en al menos 11 de los 18 puntos (tender points) determi- nados por el Colegio Americano de Reumatólogos. Al tratarse de una dolencia cróni- ca, es muy importante ser muy cons- tante en el tratamiento. «No hay evi- dencia curativa con ningún medica- mento. Son meramente sintomáticos. Se desaconsejan los mórficos y se pau- ta la realización de ejercicio físico sua- ve, aeróbico y de corta duración», si bien «en las fibromialgias severas suele reco- mendarse evitar las actividades que conlle- ven carga física que, si no extenuante, sí sea continuada», detalla León. El mapa del dolor Los síntomas incluyen dolores en todo el cuerpo, depresión, cansancio y trastorno de sueño

RkJQdWJsaXNoZXIy NDcxODE=