San Prudencio 2018

E usko Ikaskuntza tiene como emblema un roble. No en vano es el símbolo del gobierno asambleario de las comunidades vascas reuni- das en torno al árbol, el batzarre. De lamismamanera, la Sociedad de EstudiosVascos nació en 1918 con la vocación de agrupar y aunar voluntades individuales en bene- ficio del interés colectivo deVas- conia. Y esa sigue siendo su tarea cien años después: la cohesión so- cial, la promoción de los valores culturales propios y el desarrollo socioeconómico de la sociedad vasca. Utilizando para ello los ins- trumentos propios de una entidad de estudio y conocimiento: la re- flexión, el pensamiento crítico, la inteligencia colectiva. La historia de Eusko Ikaskuntza no se puede entender sin la contri- bución de alavesas y alaveses que, a lo largo de las generaciones y en número importante, se han impli- cado y participado activamente en su vida asociativa. Animados por un afán de superación que está perfectamente expresado en el lema fundacional tomado del es- cudo heráldico de losAulestia: ‘Bekoak goikoa ezkondu leidi. Ta txikiak handia benzi leidi. Asmoz ta jakitez!’ ‘Quien está abajo pue- de alcanzar al de arriba y el peque- ño vencer al grande con voluntad y con saber’. Mientras nos preparamos para recibir laMedalla deÁlava durante la festividad de San Prudencio, en Eusko Ikaskuntza hacemosme- moria y recordamosmomentos y personas de nuestro pasado. Em- pezando por el gasteiztarraÁngel deApraiz, catedrático de las uni- versidades de Salamanca y Barce- lona, que fue quien por primera vez propuso públicamente la con- vocatoria de un granCongreso de EstudiosVascos del que surgiera una entidad para unir a vascos y vascólogos de todo el mundo y lla- mada a liderar un renacimiento cultural. Desde su cargo de secre- tario general, DeApraiz sería pieza clave de nuestra institución entre 1918 y 1936. Suya fue, entre otras cosas, la iniciativa para que la Sociedad se implicara en lamejora de las con- diciones de vida de las clases labo- riosas. En ese interés, en 1921 se organizó enGasteiz uno de los eventosmás importantes de aque- lla primera etapa: la SemanaAla- vesaAgropecuaria. El foro se cen- tró en el estudio de los problemas del campo y de la higiene agrope- cuaria, repasando los principales aspectos del sector primario en un momento de profunda crisis. La primera delegación territo- rial de la historia de Eusko Ikaskuntza fue la alavesa. Nada más constituirse, se fundaron dos importantes centros de investiga- ción enVitoria bajo el amparo de la Sociedad de EstudiosVascos, uno especializado en Prehistoria y otro enCiencias Naturales. Sin ol- vidar el Laboratorio de Etnología ‘Eusko Folklore’, con sede en el Se- minario deVitoria y luego en la Escuela deArtes yOficios, desde donde se coordinaba amás de 120 colaboradores que investigaban sobre costumbres y patrimonio por todo el país. Su publicación, el Anuario de la Sociedad de Eusko- Folklore, sigue siendo hoy un im- portante depósito de trabajos rela- cionados con la antropología. En arqueología, Álava fue siem- pre por delante gracias al esfuerzo de una brillante nómina de inves- tigadores a los que Eusko Ikaskuntza sufragó diversas cam- pañas en yacimientos de este te- rritorio. A su frente estaban los humorísticamente apodados ‘tres tristes trogloditas’: el vitoriano Enrique Eguren, Telesforo de Aranzadi y JoséMiguel de Baran- diaran. El euskera destacó entre las prioridades de Eusko Ikaskuntza desde sus comienzos. De hecho, en su seno germinó Euskaltzain- dia, laAcademia de la LenguaVas- ca, que en septiembre de 1919 cumplirá un siglo de existencia. Una de las primeras decisiones to- madas por nuestra Sociedad nada más nacer fue la apertura enVito- ria de una cátedra de LenguaVas- ca, aunque el Gobierno del Estado no la autorizó hasta febrero de 1921. Manuel de Lekuona sería su titular, con alumnos de ambos se- xos y de todas las clases sociales. Dada la enorme demanda, tuvie- ron que habilitarse aulas a tres ni- veles. Piedra de toque de la actividad en favor del euskera, en 1928 se constituyó la secciónBaraibar para animar actividades tanto cultura- les como festivas a lo largo y ancho de la geografía alavesa. Entre sus acciones proeuskera destacada fue la Exposición de LibrosVascos ce- lebrada el año 1935. Una iniciativa pionera en su género que sirvió como antecedente y referencia histórica cuando se puso enmar- cha la Feria del Libro y el Disco Vasco deDurango en 1965. AEusko Ikaskuntza se le enco- mendó la tarea de contribuir a la vertebración interinstitucional y canalizar el anhelo de autonomía que se expresaba desde los cuatro territorios de laVasconia peninsu- lar. Tan es así que al correr de los años el autogobierno se erigirá en su tarea esencial. EnVitoria, en el verano de 1924, estaba convocado unCongreso sobreAutonomía donde se iban a sentar las bases teóricas para el futuro Estatuto Vasco-Navarro. Pero el golpemili- tar de Primo de Rivera desbarató aquella prometedora iniciativa. Al proclamarse la República, en abril de 1931, solo había una insti- tución en condiciones de presen- tar un proyecto de Estatuto y era Eusko Ikaskuntza. Lo evidenciaría Francisco Javier de Landaburu, so- cio vitoriano y director del perió- dico ‘El Día’, cuandomanifestó públicamente: «Es el momento de EstudiosVascos, como apolítica, más imparcial y, sobre todo, más eficaz, por gozar de general presti- gio y estar por encima de todo par- tido». El anteproyecto estatutario redactado por Eusko Ikaskuntza en 1931 supo armonizar la tradi- ción foral con el moderno federa- lismo y enmuchos sentidos anti- cipó problemas y avanzó solucio- nes que tendrían desarrollo en tiempos venideros. El próximo otoño, Vitoria aco- gerá los trabajos de una de las sec- ciones del XVIII Congreso de Estu- diosVascos. Será la cuarta vez que la capital se convierta en sede con- gresual: en 1926 se celebró aquí un importante congreso sobreOrien- tación y Enseñanza Profesional. Ya en la segunda etapa, al reanu- darse las actividades tras la dicta- dura franquista, se celebró otro so- bre EstudiosVascos en el Sistema Educativo en 1993 y en 2009 so- bre Innovación para el Progreso Social Sostenible. En el XVIII Con- greso se presentarán las conclusio- nes generales del proceso de traba- jo que denominamos ‘Geroa Elkar-ekin/ Haciendo futuro jun- tos’. El objetivo final es dar res- puesta a las inquietudes y retos que tiene planteados la sociedad vasca del sigloXXI, así como defi- nir una agenda de trabajo que per- mita seguir profundizando en los temas de debate y que concite al mayor número de agentes socia- les, políticos e institucionales. La sección ‘Euskararen Etorkizuneko Eszenarioak Elkarrekin Eraikit- zen/Construyendo conjuntamen- te los escenarios futuros del euskera’ celebrará sus sesiones en Vitoria-Gasteiz el 26 de octubre. Socias y socios de Eusko Ikaskuntza nos preparamos para recibirmañana laMedalla deÁla- va 2018. Unhonor que nos alienta a seguir trabajando ilusionada- mente en la granmisión que asu- mimos hace cien años: contribuir a la cohesión desde la diversidad propia del mundo vasco, y partici- par de la cultura universal desde el cultivo de los elementos de identi- dad y de valor que nos definen como pueblo. Quienes crean en la importancia de esta tarea están in- vitados a encontrarse connosotros bajo el roble de Eusko Ikaskuntza. UN ÁRBOL CON RAÍCES ALAVESAS ANJELES IZTUETA Vicepresidenta de Eusko Ikaskuntza Araba L a concesión del máximo galardón de la Provincia a Euskaltzaindia adquiere mayor relevancia al coinci- dir este año con el inicio de su cen- tenario. Esta institución académi- ca fue fundada bajo los auspicios de las cuatro diputaciones para, entre otros fines, desde la investi- gación y el estudio, fijar la lengua vasca común, promover su uso y velar por los derechos lingüísticos. Por tanto, la Real Academia de la LenguaVasca está estrecha- mente ligada aÁlava desde sus ini- cios, ya que suDiputación partici- pó en su creación y constituye uno de sus cuatro pilares funda- cionales. Sin duda, tal iniciativa evidencia la preocupación que, a comienzos del sigloXX, existía en los sectores políticos por la débil situación del euskera enÁlava. En efecto, como consecuencia del re- troceso de la lengua vasca iniciado sobre todo en el XVIII, para las pri- meras décadas del siglo pasado su uso social estaba reducido a poco más queAramaio, Legutio, Zigoi- tia y Baranbio. En aquel contexto, la institución común de la ciuda- danía alavesamostraba interés por salvaguardar el euskera. Un ejem- plo es la respuesta dada en 1882 al director del Instituto de Segunda Enseñanza, sito en el edificio que hoy alberga el ParlamentoVasco, cuando este preguntó «cuál de las lenguas vivas –francés, alemán o inglés–» debería impartirse en el centro. LaDiputación contestó que «vería con sumo agrado que fuese preferida la lengua euskara, por ser la que hablaron nuestros antepasados y que aún se conser- va en algunos pueblos de la Pro- vincia». El interés de laDiputación Fo- ral deÁlava en la pervivencia y promoción del euskera le llevó a apoyar el proyecto de formación de Euskaltzaindia. Ese hecho debe entenderse como un sentir con cierta base social. Desde el princi- pio, Álava ha estado imbricada con laAcademia y viceversa. De he- cho, la participación alavesa co- menzó en 1919 con la designación de RaimundoOlabide como miembro del primer grupo de doce académicos numerarios. Aquel vitoriano había comenzado a estudiar euskera con 27 años y ocupó el sillón número once hasta su fallecimiento en el exilio en 1942. Nuevamente un alavés accedió en 1977 a Euskaltzaindia como académico de número. Se trata de Henrike Knörr. Gracias a su apor- tación, laAcademia y la sociedad alavesa han permanecido firme- mente vinculadas, especialmente con la labor deHenrike al frente de laDelegación de la Real Acade- mia de la LenguaVasca enÁlava. Entre los proyectos desarrolla- dos enÁlava por Euskaltzaindia o susmiembros destacan los deGe- rardo López deGuereñu, académi- co correspondiente de laAcademia desde 1965 y luego de honor. A él se deben aportaciones imprescin- dibles como ‘Voces alavesas’ y ‘To- ponimia alavesa’. Precisamente, el ámbito de la toponimia es central para el estudio del euskera alavés. El retroceso secular de su uso en gran parte de la geografía alavesa no ha comportado la pérdida de la toponimia tradicional. Muchos nombres de lugar han alterado su forma enmayor omenor grado al perder significado para la pobla- ción no vascohablante, peromiles de topónimos de raíz eusquérica semantienen en uso y forman nuestro patrimonio cultural in- material. Precisamente, laAcade- mia lleva a cabo, desde 1996, un proyecto de toponimia en colabo- ración con el Ayuntamiento deVi- toria-Gasteiz. El objetivo es el es- tudio histórico, la recuperación y normativización de los topónimos del municipio. Amplia empresa que desarrolla la acádemica corres- pondiente ElenaMartínez deMa- dina. Se acaba de publicar el sexto volumen. Euskaltzaindia también tiene encomendado el fomento del uso de la lengua. En noviembre, la Academia ha celebrado enMon- tehermoso unas jornadas para analizar y debatir el uso actual del euskera enÁlava y las perspecti- vas de un futuro que se presenta esperanzador, con un 20%de po- blación vascohablante, aunque necesariamente perfectible con solo un 4,6%de uso en las calles. Euskaltzaindia recibe con grati- tud este reconocimiento a su cen- tenaria trayectoria enÁlava, pero ante todo es un estímulo para se- guir trabajando con la sociedad alavesa y sus instituciones en fa- vor del euskera y de la convivencia lingüística. RECONOCIMIENTO Y ESTÍMULO ROBERTO GONZÁLEZ DE VIÑASPRE Delegado de Euskaltzaindia en Álava MEDALLAS DE ÁLAVA 18 SAN PRUDENCIO 2018 Viernes 27.04.18 EL CORREO

RkJQdWJsaXNoZXIy NDcxODE=