Women In Progress

4 26 marzo 2019 » Leire Fernández L a importancia de llevar a cabo una transformación digital, tanto social, como empresarialmente es cada vez más evidente. Sin embargo, no todas las empresas son conscien- tes del partido que le pueden sacar a la tecnología. «En muchos casos, la digitalización se focaliza a aspec- tos relacionados con la gestión con el cliente y se pasa por alto el enor- me potencial vinculado a un buen aprovechamiento del dato», asegu- ra Cristina Ruiz, consejera ejecu- tiva de Indra, una de las principa- les empresas globales de consulto- ría y tecnología, y fundadora de Minsait, encargada de impulsar esta digitalización de las empresas. Las plataformas digitales están teniendo un impacto claro en la articulación de cada negocio y la recopilación y explotación de datos. «Los sistemas ‘legacies’ (heredados) poco ágiles dejan de ser útiles en una era en la que la competitividad se basa en la agi- lidad, la integración de fuentes de datos y la compartición de infor- mación y capacidades no solo entre áreas, sino también entre empresas, para asegurar la máxi- ma colaboración en la visión úni- ca del cliente». De los informes de Minsait se desprende que las empresas espa- ñolas no están sacando todo el par- tido a los nuevos modelos de nego- cio que habilitan estas platafor- mas, y su impacto en la articula- ción de negocios basados en el dato es inconmensurable: procuran soluciones de interoperabilidad ágiles y eficientes, permiten mone- tizar las capacidades del negocio, atraer ingresos a través de plata- formas de terceros e, incluso, incre- mentar la rentabilidad ofreciendo a los clientes funcionalidades de terceros a través de una API. Hacia dónde vamos Según la experta, dentro de 10 años aquellas empresas que se hayan adaptado a una velocidad inferior a la volatilidad que el contexto impone terminarán por ser expul- sadas del mercado. «Sin embargo, aquellas que opten por realizar el esfuerzo aprovechando al máximo los tiempos, serán organizaciones con profesionales adaptables y en continua evolución y, probable- mente, incorporarán ‘startups’ en su modelo de negocio, sea absor- bidas o en régimen de socios. Se tenderá a modelos flexibles, con mucho foco en innovación y explo- tación del dato, y con un enfoque claro: el modelo de las corporacio- nes de gran volumen y estableci- das de antaño será reemplazado por ecosistemas entre empresas de diverso tamaño». Las claves de la transformación digital La digitalización es imprescindible para las empresas, pero no se trata solo de tener una página web en la que vender nuestro producto, va mucho más allá Prepararse con habilita- dores necesarios, inclu- yendo atajar la cuestión del cambio cultural y la adaptación de sus siste- mas: cada empresa debe reconocer cuáles son sus necesidades, apoyándose en el juicio experto inde- pendiente, y diseñando una agenda digital clara y de propuestas sólidas. 1 Evitar ‘hacer la guerra’ en solitario: las organizacio- nes privadas y públicas, establecidas y tradiciona- les o ‘startups’ nativas digitales, necesitan aso- ciarse para combinar capacidades e impulsar con éxito la transforma- ción digital. 2 Transformación desde el ‘core’: un modelo de negocio no evolucionará hacia un modelo digital si nos limitamos a añadir ‘adornos digitales’, sino que debe transformarse el ‘core’ (la actividad) por uno ágil, flexible, digital sin barreras físicas. El capi- tal humano solo se digita- lizará si vamos más allá, transformando desde den- tro y dotando de forma- ción digital. 3 Reconversión. Hemos de reconocer que lo que nos ha traído hasta aquí, nos mantendrá aquí. Para ir hacia el siguiente paso, es necesario romper con lo heredado. La mejor mane- ra de acometer este cam- bio puede ser, o reconver- tir los activos actuales o asociarse con otros ‘pla- yers’ que favorezcan la apertura al exterior y el aprovechamiento de capa- cidades de forma conjunta. 4 Cuatro claves para impulsar la transformación digital

RkJQdWJsaXNoZXIy NDcxODE=